La certificación de firmas en documentos privados es la manifestación de fe, el testimonio de fidelidad, otorgado por el notario respecto de la autenticidad de la misma y la identificación de la persona que suscribe. Le otorga al instrumento fecha cierta.

  • Comparecencia de la persona cuya firma se desea certificar con su DNI, para que suscriba el documento en el mismo acto notarial, o de haberlo ya hecho volver a firmarlo y colocar la impresión dactilar.
  • Excepcionalmente, para el caso de personas incapacitadas físicamente para firmar o de ser analfabeta, requiere de un testigo a ruego sin perjuicio de que el solicitante imprima su huella digital.
  • En el caso que la legalización sea como representante legal de una empresa, se deberá traer copia literal de la misma no mayor a 7 días.
  • Decreto legislativo 1049, artículo 95° c) y 106°

ESCRÍBANOS